Saltar al contenido

Samsung Galaxy Watch 4 Vs Fitbit Sense – ¿Qué smartwatch elegir?

Samsung Galaxy Watch 4 Vs Fitbit Sense

¿La perfección existe? Suele decirse que no, aunque lo cierto es que estamos cada vez más cerca de conseguirla. O, por lo menos, la perfección en lo que se refiere a excelencia en el segmento de los dispositivos electrónicos, en los que la inteligencia de uso y la innovación siguen aumentando. Un ejemplo perfecto es el ámbito de los smartwatches. Las marcas no cesan en su empeño de fabricar alternativas súper completas y con funcionalidades que van mucho más allá de dar la hora. Hoy comparamos dos modelos realmente igualados, tanto en prestaciones tecnológicas como en precio: Samsung Galaxy Watch 4 Vs Fitbit Sense.

Ya te adelantamos que la decisión entre estos dos relojes inteligentes no va a ser fácil. El precio es uno de los factores que suelen orientar la decisión, aunque en este caso no será así. El Samsung Galaxy Watch 4 y el Fitbit Sense están prácticamente empatados en este sentido. Por tanto, tendrás que fijarte en otras características. Pero, ¡tranquilo/a! Te ayudamos con esta comparativa. ¡Presta atención!

Samsung Galaxy Watch 4 Vs Fitbit Sense: principales diferencias

Como solemos hacer habitualmente, empezamos este análisis refiriéndonos a los elementos en los que difieren ambos smartwatches:

Versiones: Samsung se desdobla, Fitbit tiene tamaño único

Lo primero que debes saber para no confundirte al realizar la compra es que algunos modelos cuentan con distintas versiones en las que puede haber diferencias mínimas que repercuten en el precio. Es el caso del Samsung Galaxy Watch 4, que lo puedes encontrar en la versión estándar o en la Classic, que tiene un diseño más «premium» gracias al bisel giratorio, solo disponible en esta opción. A su vez, tiene la versión con Bluetooth o con conectividad LTE, la cual eleva su precio considerablemente. Vamos a mostrarlo de forma más resumida:

  • Samsung Galaxy Watch 4: la versión estándar tiene dos tamaños de esfera (40 y 44 mm), y la versión Classic agranda ligeramente las opciones (42 y 46 mm). Además, puedes seleccionar entre escoger la opción con conectividad Bluetooth o LTE. Por último, hay cuatro colores a elegir: negro, plata, rosa y verde, aunque no todos están disponibles en ambas versiones.
  • Fitbit Sense: en este caso, el reloj de Fitbit es de talla única de 40,5 mm, por lo que no encontrarás distintos tamaños de esferas. Sí podrás escoger el tamaño de la correa, el pequeño (que se adapta a muñecas de entre 140-180 mm de diámetro) o el grande (180-220 mm). En cuanto a la variedad cromática, el Fitbit Sense está disponible en negro, blanco y gris verdoso.
Samsung Galaxy Watch 4 Vs Fitbit Sense
Samsung Galaxy Watch 4 Vs Fitbit Sense: la pantalla del Samsung es redonda, mientras que la esfera de Fitbit tiene una forma más cuadrada

Diseño: ¿Pantalla redonda o cuadrada?

A primera vista ya se observa una diferencia estética: el Samsung tiene una esfera redondeada, mientras que el Fitbit la tiene con forma cuadrada y bordes curvos. En este sentido, tus preferencias dependerán más de tus gustos. Si te decantas más por los relojes con apariencia clásica, el Samsung puede ser una opción que se ajuste más. En cambio, las personas que buscan un diseño más sport y moderno probablemente optarán por el Fitbit.

Donde sí podemos especificar las diferencias de manera objetiva es en la pantalla, que en ambos casos tiene tecnología AMOLED. Si nos fijamos en el tamaño, es ligeramente más grande la del Fitbit Sense, de 1,58 pulgadas. En el caso del Samsung Galaxy Watch 4, el tamaño oscila entre 1,19 pulgadas (40 mm) y 1,36 pulgadas (44 mm). Ahora bien, si hablamos de resolución, la ventaja es para Samsung. El Fitbit Sense tiene una resolución de 336 x 336 píxeles, frente a los 396 x 396 (40 mm) / 450 x 450 (44 mm) píxeles que tiene el Galaxy Watch 4.

Autonomía de uso: el Fitbit es más duradero

Para ser totalmente justos, Samsung no proporciona una información tan detallada como Fitbit en lo que respecta a la duración de la batería, aunque sabemos que es menor. El Samsung Galaxy Watch 4 puede funcionar durante, aproximadamente, 40 horas. Aunque, como ya sabes, esta autonomía se puede reducir según las funcionalidades que actives. Por su parte, el Fitbit Sense ofrece una autonomía de 6 días si se utiliza solo como reloj. En el caso de que el GPS esté permanentemente activo, la batería durará alrededor de 12 horas.

Además, el Fitbit Sense ofrece una opción de carga rápida con la que puedes obtener hasta 24 horas de autonomía con solo 12 minutos de carga. En caso de que necesites recargarlo por completo, el proceso completo te llevará unos 40 minutos.

Salud y fitness: diferentes fortalezas, misma excelencia

Como suele ser habitual, ambos smartwatches son capaces de medir parámetros básicos como la distancia recorrida, las calorías quemadas o la frecuencia cardíaca y el análisis del sueño, entre otros. Los sensores propios son los que realmente marcan la diferencia con respecto a otros smartwatches de la competencia. El Samsung Galaxy Watch 4 cuenta con Samsung BioActive, un sensor de impedancia bioeléctrica con el que podrás medir el porcentaje de grasa de tu cuerpo, tu masa muscular, el nivel de agua, etc., para definir los objetivos de ejercicio más óptimos según tus características. Este sensor, a su vez, mide el ECG y la presión arterial a tiempo real, de forma que puede detectar cualquier anomalía en el ritmo cardíaco en el momento en el que se esté produciendo.

Por su parte, el Fitbit Sense cuenta con un sensor EDA basado en un escáner de actividad electrodérmica con el que puedes medir la respuesta de tu cuerpo al estrés. Al igual que el Samsung, el Fitbit Sense dispone de ECG, para identificar cualquier fibrilación auricular. El tercer gran sensor de este smartwatch es el de temperatura cutánea, cuyo cometido es medir la temperatura de tu cuerpo durante toda la noche para comprobar en cuántos grados difiere de tu temperatura de referencia. Aparte de estos, el Fitbit Sense está equipado con sensores SpO2 para medir la saturación de oxígeno, y PurePulse 2.0, de frecuencia cardíaca.

Compatibilidad con smartphones: ¿Android o iPhone?

Por si no lo sabías, el Galaxy Watch 4 es el primer smartwatch basado en Wear OS, lo que le permite sincronizarlo con un elevado número de aplicaciones, pero solo en el entorno Android. Es decir, el reloj de Samsung no es compatible con iPhone, a diferencia del Fitbit Sense. En este caso, sí podrás conectarlo con iPhone (versión 12.2 o superior), aunque solo podrás ejecutar algunas funcionalidades si tienes Android.

Fitbit Sense Vs Samsung Galaxy Watch 4
Samsung Galaxy Watch 4 Vs Fitbit Sense: ambos incorporan tecnología GPS y son compatibles con WiFi, Bluetooth y NFC

Samsung Galaxy Watch 4 Vs Fitbit Sense: aspectos comunes

Ya te hemos comentado que la decisión no iba a ser sencilla debido a que están igualados en algunos factores, como los siguientes:

Seguimiento del deporte: cualquiera es óptimo

Junto con la monitorización de la salud, el control del entrenamiento deportivo es otro de los grandes reclamos por parte de los usuarios en los smartwacthes. Y, en este sentido, obtendrás resultados excelentes elijas el modelo que elijas. Si te decantas por el Galaxy Watch 4, podrás escoger entre más de 90 modos ya predefinidos, mientras que Fitbit incluye más de 20. En los dos casos obtendrás un informe completo sobre tu rendimiento, e incorporan un sensor de reconocimiento automático. El Fitbit Sense, además, te permite saber cuándo alcanzas la frecuencia cardíaca objetivo a través de una vibración.

Inteligencia: GPS y control por voz

Los smartwatches actuales ofrecen una serie de prestaciones que van más allá de dar la hora. Así, tanto el Samsung Galaxy Watch 4 como el Fitbit Sense incorporan sensor de navegación GPS reforzado con GLONASS. Además, se pueden controlar mediante un asistente de voz, Bixby en el caso del Samsung y Google Assistant o Alexa en el Fitbit. También permiten recibir notificaciones de llamadas o mensajes y realizar pagos sin contacto, entre otras prestaciones.

Conectividad: (casi) todo igual

Otro de los aspectos en los que comparten muchas similitudes los dos protagonistas de nuestra review es la conectividad, pues ambos soportan Bluetooth, WiFi y NFC. Eso sí, recuerda que Samsung ofrece una versión que también incluye conectividad LTE, de la que el Fitbit Sense carece.

Resistencia al agua: hasta 50 metros

Terminamos nuestro análisis hablando sobre el nivel de protección que presentan el Samsung Galaxy Watch 4 y el Fitbit Sense en lo que se refiere al agua. Cualquiera de los dos relojes inteligentes es capaz de sumergirse hasta 50 metros de profundidad, por lo que son válidos para practicar natación. Aún así, no están recomendados ni para practicar deportes acuáticos como el buceo ni para utilizarse en espacios como una sauna o un jacuzzi. Además, es recomendable secarlos nada más salir del agua para alargar su vida útil.

Fitbit Sense Vs Galaxy Watch 4
Samsung Galaxy Watch 4 Vs Fitbit Sense: puedes sumergirlos hasta 50 metros de profundidad

Samsung Galaxy Watch 4 Vs Fitbit Sense: nuestro veredicto

La principal conclusión que extraemos de este análisis es que tanto Samsung como Fitbit han desarrollado smartwatches totalmente optimizados para la actividad física y el deporte. En cuanto a la monitorización de la salud, cada uno incorpora sensores propios que, si bien no sustituyen a equipamiento médico, ofrecen un alto grado de precisión. Y, dado que el precio es similar en ambos casos, tendrás que fijarte en otras características para tomar la decisión final.

Nuestra recomendación es que si tienes otros dispositivos Samsung sigas fiel a esta marca, puesto que el Galaxy Watch 4 se podrá sincronizar con la mayoría de ellos. Esto te permitirá sacarle mucho más partido a esta herramienta, sin duda. Si, por el contrario, este aspecto te resulta indiferente y prefieres darle más importancia a otros elementos como la autonomía de uso, el Fitbit Sense es tu opción. Lo cierto es que, entre estos dos modelos, las posibilidades de acierto son del 100%.